MIRARE CON LOS OJOS DE DIOS

a3

13 Ago MIRARE CON LOS OJOS DE DIOS

E. 1ro. Samuel 16:1-13

O. El profeta Samuel en obediencia a Dios fue a Belén a ungir un nuevo rey para el pueblo de Israel.

El tenía que ungir al que Dios le dijera. Cuando llegó a casa de Isaí, pidió ver a sus hijos, y cuando Samuel vio al hijo mayor de Isaí, a Eliab, dijo para sus adentros: “De cierto delante de Jehová está su ungido”, pero Dios le dijo: “No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos; pero Jehová mira el corazón”.

A. Dios me recuerda en esta palabra que nunca debemos mirar las apariencias de las personas y dejar de lado lo que tienen dentro, el corazón, sus valores. Samuel salió en obediencia al llamado del Señor, pero en el momento de cumplir la voluntad de Dios, Samuel priorizó lo que veían sus ojos. Así como Samuel, yo también recibo esta enseñanza divina.

O. Padre, qué grande es tu sabiduría, y con cuanto amor nos corriges. Dios mío, que esta enseñanza quede grabada a fuego en mi corazón por siempre. Ayúdame Señor a ver el corazón de las personas. En tu nombre Yahshúa, amén y amén.

Pastor Pablo Vidiri

Comentarios

comentarios